Esta semana me llamó la atención el siguiente tweet:

Dicho de otra forma, cuando se prepara una web se ponen todos los esfuerzas en el diseño y poco en la creación de contenidos. ¿Por que nos empeñamos en diseñar la portada del libro y dejar las páginas en blanco?

Aún hay más, el 95% de los blogs se abandonan antes de los 3 meses.

Prácticamente todas las webs corporativas de pequeñas empresas tienen un contenido pobre y escaso. El resultado, una tarjeta de visita cara y poco efectiva.

Esta claro que a todos nos cuesta escribir de forma constante. Encontrar temas interesantes y que sirvan de ayuda a nuestros lectores es difícil. Para mí también. Pero con la práctica y unas cuantas pautas puedes multiplicar tu productividad y calidad de tu redacción x 1000.

¡Vamos a ello!

Ten claros tus objetivos

Piensa cual es tu tema principal. Cual es el tema por el que quieres destacar o por el que quieres posicionarte como experto.

Es una mala idea crear un blog batiburrillo tratando temas muy diferentes entre sí. No serás la referencia en ningún campo, ni para tus lectores ni para Google, que al fin de cuentas es quien te va a mandar la mayoría del tráfico.

Tener claros los objetivos es un tema que ya he tratado, algo con lo que todo el mundo falla, yo incluido y que consiste en la principal causa de abandono de blogs. Si no sabes porque estás haciendo algo ¿porqué seguir remando?

Empieza paso a paso

Empieza a publicar con una frecuencia razonable. Un post a la semana puede ser un buen comienzo para la mayoría de la gente. Es común publicar mucho al principio y luego frenar en seco. Mejor guarda tus posts para cuando tengas menos ganas.

Si tu blog empieza con un solo post no pasa nada. Arranca con eso. Lo óptimo sería arrancar con 10 – 15 posts increíblemente buenos pero ten en cuenta dos cosas:

  • Si es tu primer blog / web: vas a escribir de pena, sin soltura y te va a costar horrores sacar cada palabra. Mejor foguearse con posts básicos de tu temática y no esperes hacer el mejor post de tu vida al principio.
  • No te va a leer nadie. En los primeros meses de vida de tu web solo vas a entrar tu, tus amigos y los spammers rusos.

Estudio de palabras clave

Todo proyecto empieza por unos buenos cimientos. En un proyecto web esos cimientos son un buen estudio de palabras clave. Es decir aquellas palabras con las que tus lectores (o posibles clientes) te están buscando ya.

El estudio de palabras clave es otro tema que ya he tratado así que no quiero repetirme 😉

Delimita las categorías en WordPress

Es posible que el estudio de palabras clave te dé nuevas ideas sobre las que escribir. Pero es mejor no emocionarse y llenar tu web de temas dispares como ya he dicho.

En el panel de control de WordPress ve a Entradas => Categorías y renombra la categoría “Sin Categoría” por la categoría principal de tu blog.

Puedes añadir 2 – 3 categorías más para empezar. Rellena los campos de descripción y si utilizas el plugin ‘WordPress SEO by Yoast‘ rellena también los campos adicionales que te mostrará: título SEO y descripción SEO.

Con esto tendrás tu web bien estructurada y tendrá más fuerza para escalar posiciones en los resultados de búsqueda de Google.

Dos tipos de posts

En cuanto a la estrategia para afrontar la redacción de un post yo los clasifico de dos formas:

El post optimizado para SEO

Es el post escrito con la palabra clave en mente, pero sin olvidarte de ofrecer valor a tu lector.

  • Es una de las palabras clave con más búsquedas
  • Tanto los encabezados, las imágenes y los enlaces contienen la palabra clave
  • Contiene 500 palabras o más, aunque si está cerca de las 1000 mejor que mejor.

El post que todos quieren compartir

Algunos de los temas sobre los que te interesa tratar pueden no coincidir con ninguna de las palabras clave o con alguna poco importante. Aquí la clave es elegir un buen título y crear un contenido excelente que tus lectores se animen a compartir.

Algunos ejemplos de temas que encajan aquí:

  • Temas polémicos que den pié a conversación en redes sociales y comentarios
  • Casos de éxito que conozcas de primera mano
  • Curación de contenidos: recopilación de herramientas, consejos, enlaces interesantes etc.

Prepara tus posts

Lo habitual es publicar siempre el mismo día o días de la semana. Con esto habitúas a tus lectores a visitarte de forma regular (y a tu amigo Google también le gusta). El problema aquí es que llegue ese día y no tengas ni idea de qué tema tratar.

Para evitar esto lo mejor es tener un plan que se ajuste a tu personalidad:

Opción 1 – Crea un calendario de publicación

Esta es la opción que más se suele recomendar pero que yo he sido incapaz de seguir. Consiste en planificar todos los posts y repartirlos en un calendario con meses de antelación.

Es interesante porque te ayuda a preparar los temas con antelación y los días previos puedes ir preparando el post, buscando fotos y apuntando ideas en el borrador.

El problema, por lo menos para mí, es que nunca me apetece hablar del tema que tengo programado y siempre me acabo escribiendo de otras cosas.

Opción 2 – Crea borradores

Esta es la opción más flexible y la que suelo utilizar. Consiste en crear borradores que incluyan la palabra clave, título y encabezados y las ideas para cada párrafo.

Cuando llega el día de publicar puedes elegir el tema sobre el que más te apetece escribir. Es una buena ayuda para no enfrentarse al terror de la página en blanco 🙂

Opción 3 – Busca la inspiración en cualquier lugar

La opción más arriesgada y que puede derivar en contenido de peor calidad. Es buscar la inspiración el mismo día de la publicación. Todos lo hemos hecho alguna vez así que mejor estar preparados para ello:

  • Algunas personas consiguen inspiración a partir de una foto. Si tu blog trata de temas como decoración, moda o viajes puede ser un buen punto de partida.
  • Algo con lo que hayas trabajado esa misma semana, si tu blog trata sobre tu profesión es una opción genial
  • Noticias del sector o posts de otros autores que quieras rebatir en tu blog

Una opción un poco más desesperada para cuando estás seco como una piedra: Puedes transcribir alguna entrevista o reportaje que encuentres en Youtube, Ivoox y sitios similares. Darle tu propio punto de vista y estilo personal y a publicar. Es una pésima opción para un blog profesional pero puede valer para un sitio de nicho o algún otro trabajo poco exigente.

Utiliza todos los trucos que puedas

Tener un buen ritmo de escritura y conocer unos cuantos trucos para agilizar el proceso de redactar son claves para no acabar abandonando el blog.

Atajos de teclado

atajos de teclado en WordPress

Pulsa el icono de la interrogación para conocer todos los atajos de teclado que lleva integrados WordPress. Cuesta un poco aprendérselos pero te aseguro que son de gran ayuda.

Libre de distracciones

modo libre de distracciones para aumentar tu productividad en WordPress

Puede ser una buena opción si te cuesta concentrarte. Activa el botón que aparece bajo la pestaña texto para hacer desaparecer el menú izquierdo y las cajas de opciones.

Busca fotos rápidamente

como publicar con frecuencia, trucos y consejos

¿Alguna vez te has pasado media mañana buscando fotos para tu post? Este plugin busca imágenes de libre distribución en Flikr y te incluye el enlace necesario para atribuir la autoría de la foto. No es una opción óptima pero si es una opción muy rápida.

Estudia mecanografía

Esto es de perogrullo pero puede ser un autentico lastre a la hora de publicar con frecuencia. Una búsqueda en Google devuelve miles de resultados de cursos gratuitos para ganar velocidad de escritura.

Guarda unas cuantas balas en la recámara

Vacaciones, enfermedad e imprevistos se interponen en tu camino para conseguir una frecuencia de publicación impecable. Adelántate a los problemas teniendo al menos un par de posts listos para publicar.

Si te vas de vacaciones programa los posts para el día de publicación para poder olvidarte del blog por unos días.

opciones de publicación - programar tus posts

Pulsa en el botón “editar” situado junto a “Publicar inmediatamente” para elegir la fecha de publicación.

Pide ayuda

Si con todo esto (voy por las 1400 palabras) eres incapaz de publicar con frecuencia, es el momento de contratar a un redactor. Existen plataformas como textbroker especializadas en poner en contacto redactores de contenidos con propietarios de sitios web.

Analiza tus visitas

Ten en cuenta aquellos contenidos que son más comentados y que posts reciben más visitas. Es posible que necesites reorientar tu estrategia si uno de los temas tiene mucha más audiencia que los demás.

analiza las visitas de tu blog

Utiliza el plugin Google Analytics by Yoast para poder hacer un seguimiento correcto de las visitas en tu blog.

Conclusión

Las visitas tardan en llegar. No te desesperes y trata de ofrecer el contenido que tus lectores están buscando y ofreceles la mayor calidad de la que seas capaz. Con el tiempo y constancia llegarán las visitas y te será mucho más fácil publicar con frecuencia.


Foto: What are you good at? via photopin (license)