Esta semana me ocurrió una cosa que me ha inspirado a escribir este post. Actualmente trabajo de cara al público en un negocio de informática. Por lo que es normal que le gente me pregunte por las cosas más variopintas.En este caso, una mujer joven que empujaba un carrito de bebé, me preguntó si sabía de alguien que hiciera páginas web. Le respondí que yo mismo me dedicaba a ello y que me explicara los detalles del proyecto.
Por lo visto había tenido una idea brillante, “una especie de itunes pero mucho mejor y con más funciones”. Era un proyecto complejo por lo que necesitaba “un friki de la informática” que tuviera tiempo y que no quisiera cobrar mucho.Le dije que sentía mucho no poder ayudarla con su idea ya que lo mío son proyectos más sencillos, pero que siguiera buscando. Como te puedes imaginar no estaba en absoluto interesado en su idea y veo muy difícil que alguien le ayude sin una gran cantidad de dinero por delante.

Grandes ideas

Valla por delante que veo positivo que la gente quiera llevar adelante sus ideas y que pregunten. Así que en este post voy a tratar de hacer una crítica constructiva.

Para empezar enfría tu idea. Lo que puede ser una excelente idea en una conversación de bar puede que haya dejado de interesarte dos semanas después.

No tengas miedo a contársela a cualquiera que te pueda aportar una opinión de valor. No van a robarte tu idea.

Como dice Javier Megias: Tu idea no vale nada. El valor reside en la forma de llevarla a cabo.

Si tu idea es compleja puedes ayudarte de herramientas como el Business Model Canvas. Para de una forma más gráfica poder reflexionar sobre tu idea de negocio.

Pero lo que considero más importante es lo siguiente: Emprende en un sector que conozcas y donde hayas detectado una oportunidad de negocio.

Para crear el nuevo itunes necesitas conocer en profundidad el negocio de las discográficas. Por no hablar de otros conocimientos, contactos y el enorme presupuesto que te haría falta.

Una vez que tu idea esta madura puedes buscar un “friki de la informática”, un socio o lo que quieras pero ten en cuenta el siguiente punto:

Nadie trabaja gratis, ni siquiera un friki.

Aunque nos encante pasarnos horas delante de un ordenador, trastear y aprender nuevas herramientas, Cobramos por ello. Si tienes poco presupuesto tienes varias opciones:

  • Hazlo tu mismo, empieza a estudiar y se tu propio friki.
  • Busca una idea más sencilla de ejecutar.
  • Crea un producto mínimo viable. Es decir reduce tu idea a la mínima expresión para comprobar si realmente le interesa a alguien.
  • Busca financiación, aunque te será difícil si tan solo dispones de una idea.

Si dispones de poco dinero al menos trata de acompañar tus ideas junto a algún documento. Que la persona a la que le vallas a pedir colaborar vea que le has dedicado tu tiempo y esfuerzo:

  • Crea un plan de negocio.
  • Crea un plan de marketing.
  • Realiza un boceto si se trata de una web o una app.
  • Explica quien es tu competencia y como vas a mejorar su servicio.

Así cuando busques un colaborador, un socio o un “friki” te tomarán más en serio y te escucharán.