Los temas (o plantillas) de WordPress son una de las grandes ventajas de este sistema. Con ellos podremos cambiar el aspecto de nuestro sitio en apenas unos segundos. Pero no solo eso, podemos también darle a nuestra web otro sentido o funcionalidades completamente distintas.

¿Qué son los temas de WordPress?

Podríamos decir que son el conjunto de archivos que van a configurar el aspecto de tu web y como se disponen los elementos en las distintas páginas que la componen.

Temas de WordPress incluidos por defecto.

Ese conjunto de archivos definirán el aspecto gráfico de textos, márgenes, títulos o color de fondo. O dependiendo en que página estemos navegando mostrarán diferentes secciones: cabecera, menús, barras laterales, pie de página etc.

La única limitación es la propia imaginación del desarrollador del tema.

¿Cómo funcionan?

Los contenidos tales como textos, imágenes, vídeos etc. permanecen separados del aspecto que tendrán al ser mostrados en pantalla.

Así, cuando cargas una web desde tu navegador, el tema de WordPress pedirá a la base de datos los contenidos solicitados y en ese momento los formateará y los mostrará en pantalla.

Esto es lo que permite que podamos cambiar el tema de nuestra web sin peligro de perder nada.

¿Qué tipos de temas existen?

Podemos encontrar infinidad de temas tanto gratuitos como de pago en Internet, si bien siempre es más recomendable utilizar temas de pago ya que normalmente son más seguros y nos darán menos problemas.

Para temas gratuitos es recomendable utilizar aquellos con buena valoración en la propia web de WordPress.

Existen diseños para todos los gustos, pero principalmente vamos a encontrar temas orientados a los siguientes campos:

  • Blogs
  • Webs corporativas de empresa
  • Tiendas online
  • Portfolios
  • Revistas o periódicos

Pero también existen temas más específicos y de lo más variopinto como pueden ser curriculums, páginas de eventos, directorios de negocios entre muchos otros.

¿Es mejor utilizar un tema ya hecho o uno a medida?

La respuesta a esta pregunta suele ser algo intermedio en la mayoría de los casos. Es decir, salvo que nuestras necesidades sean muy específicas lo mejor es escoger un tema ya creado y modificarlo hasta dejarlo como más nos guste.

Con esto conseguiremos principalmente tener la web más rápido y abaratar en gran medida los costes.

¿Como trabajo yo?

Personalmente suelo ofrecer a mis clientes un tema que se adapte bien al contenido que van a mostrar. Pero principalmente me gusta trabajar con temas que ya han sido pensados para un sector muy concreto, como temas para restaurantes, hoteles, tiendas de moda etc. En esta sección puedes ver alguno de los temas con los que trabajo

Esta opción permite que con presupuestos pequeños podamos tener una web realmente potente y adaptada a la imagen y estilo del cliente.